Realidad Virtual para tratar el Estrés y la Ansiedad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cita el estrés como la epidemia de salud del siglo XXI por sus altos índices de prevalencia. En ansiedad, aunque es complicado establecer datos exactos, las estadísticas disponibles del Ministerio de Sanidad y de la OMS apuntan a una horquilla de entre el 5% y el 10% de la población afectada, con más prevalencia entre las mujeres. A nivel mundial, se calcula que la proporción de la población con trastornos de ansiedad fue de 3,6% en 2015.

Esto supone que aproximadamente que 1 de cada 10 personas sufre síntomas de ansiedad. Además, existe también un aumento en su visibilidad (la ansiedad es un tema cada vez menos tabú son cada vez menos tabú, una tendencia positiva). Un dato curioso y significativo es que en Google se busca hasta 10 veces más el término ansiedad que depresión, mostrando el interés por estos trastornos, y la necesidad de las personas por buscar soluciones y paliar el malestar asociado.

La tecnología, a menudo señalada como uno de los factores que contribuyen al estrés en la vida occidentalizada (la gestión de las redes sociales, el impacto de las pantallas en los ritmos circadianos…), puede ser también una potente herramienta para gestionar mejor el estrés y tratar su sintomatología. La realidad virtual (RV) está demostrando una amplia evidencia clínica para ayudar a pacientes con diferentes trastornos de ansiedad gracias a su gran capacidad de inmersión.

 ¿Qué es la realidad virtual y cómo se aplica a la psicología?

La realidad virtual es el uso de la tecnología para generar entornos virtuales que crean en el usuario la sensación de estar inmerso en él. En el caso de Psious, estos entornos (diseños 3D o vídeos reales) son multisensoriales (visual y auditivo) y están creados por nosotros con la intención de tratar diferentes patologías psicológicas. La idea es generar el sentido de presencia: que el paciente sienta las mismas emociones y tenga los mismos pensamientos y reacciones que tendría en la vida real.

Sabemos que nuestro cerebro construye la realidad a través de los sentidos, y en consecuencia tenemos una gran puerta para tratar patologías psicológicas mediante terapias que influyan en estos (terapia con imaginación, hipnosis ericksoniana, EMDR…). Ahora, podemos agregarle una nueva dimensión a través de la realidad virtual para hacerlas más efectivas y con un aprendizaje más rápido, o para acercarlas a pacientes que muestran dificultades recreando con la imaginación o con problemas de concentración.

Trabajar con realidad virtual además es muy fácil y la logística que requiere es mínima: sólo necesitas las gafas de realidad virtual y un ordenador con internet para poder acceder a nuestra plataforma. Además, puedes añadir también un tercer elemento: el biofeedback, un dispositivo que capta la respuesta electrodermal del paciente con la idea de parametrizar su actividad fisiológica. El biofeedback no es obligatorio, pero como verás, poder hacer un seguimiento con datos objetivos es un punto a favor tanto para el terapeuta como para el paciente.

Ventajas de la terapia con realidad aumentada vs. terapias tradicionales 

  •           Si comparamos la terapia con realidad virtual con la terapia tradicional con el uso de la imaginación, encontramos como puntos a favor que es mucho más inmersiva (más potencia sensorial), proporciona más control al terapeuta (ves en todo momento lo mismo que el paciente) y con el biofeedback tenemos la posibilidad de trackear las sesiones y poder hacer cambios en la terapia.
  •           Si la comparamos con la exposición en vivo, nos encontramos con menores costes y más facilidad logística, y además el paciente puede mostrarse más reactivo al tratarse de un entorno controlado. Pensemos por ejemplo en tratar una fobia: el paciente se sentirá mucho más cómodo desde el espacio controlado de una consulta.

En cuanto a eficacia del tratamiento, la evidencia clínica muestra que la intervención con realidad virtual es más efectiva que la exposición en imaginación, e igual de eficaz que la exposición en vivo.

 Por todo esto, la RV ofrece tratamientos más eficaces, más rápidos y menos costosos para el paciente. A la vez, la posibilidad de tener datos objetivos de su evolución los motiva y aumenta su adhesión.

Realidad aumentada para tratar el estrés y la ansiedad

En las terapias de realidad aumentada para tratar la ansiedad es donde encontramos un mayor porcentaje de éxito en los estudios clínicos. En Amelia Virtual Care ofrecemos dos tipos de terapias inmersivas con VR para la ansiedad generalizada y estrés: terapias de relajación virtual y terapias de Mindfulness (atención plena). Para saber cuando aplicar una u otra, podemos guiarnos por la sintomatología que presenta el paciente:

  •           Si muestra síntomas físicos, como rigidez muscular o contracturas, recomendamos una terapia de relajación virtual. En nuestra plataforma encontraréis diferentes opciones, como una relajación de Jacobson.
  •           En cambio, si el paciente llega con un sintomatología cognitiva (pensamientos recurrentes y obsesivos, ideas catastrofistas, dificultad de concentración…), entonces las terapias de mindfulness tienen más sentido, ya que se se basan en la atención consciente en el aquí y el ahora, apartándola de pensamientos negativos.

También puedes ver todos los entornos terapéuticos de Amelia Virtual Care en nuestra web

En cualquiera de los casos, la RV es una herramienta que facilita y acelera el proceso de relajación disminuyendo los síntomas tanto somáticos como los cognitivos. Descubre todos los estudios que validan su eficacia aquí.

Webinar Realidad Virtual