Cómo afrontar la ansiedad por el paso del tiempo

Dos años después de que el Covid-19 se propagó por primera vez en todo el mundo, la mayoría de nosotros ahora estamos tratando que nuestras vidas vuelvan a la normalidad. Y estamos en busca del tiempo perdido.

Los jóvenes pueden estar preocupados de haberse perdido hitos importantes de sus años formativos. Otros pueden encontrarse luchando por continuar donde lo dejaron. Según un estudio, casi el 60 % de las adolescentes cumplieron los criterios de depresión o trastorno de ansiedad durante la pandemia de covid-19. La soledad se correlaciona fuertemente con la depresión y la ansiedad social en la juventud, y después de un largo período de aislamiento, los adolescentes pueden tener dificultades para readaptarse a la escuela o tener dificultades para hacer nuevos amigos.

La incómoda sensación de que uno puede haberse quedado atrás no se limita a los adolescentes. Más de un tercio de los adultos en los EE. UU. sufrieron ansiedad, depresión o ambas durante la pandemia, y para muchos estos trastornos persisten. No hay duda de que la ansiedad y la depresión pueden hacer que sea más difícil, y en ocasiones absolutamente imposible, avanzar en la vida. Los adultos que aún no han alcanzado sus objetivos personales o profesionales pueden sentir que se han quedado más atrás debido a la pandemia y ahora tienen menos tiempo para que su carrera despegue o para encontrar a la pareja adecuada. ¡El reloj está corriendo!

Las redes sociales y FOMO en la salud mental

Todos nos perdimos experiencias durante la pandemia, y no hay reglas universales sobre lo que deberías haber logrado a cierta edad. Todos estamos más o menos en el mismo barco, aunque no lo sabrías si estuvieras navegando por Instagram. FOMO (miedo a perderse algo) no desapareció mientras estuvimos encerrados, incluso si las fotos de playas tropicales fueron reemplazadas por las de productos horneados.

FOMO es, «una aprensión generalizada de que otros puedan estar teniendo experiencias gratificantes de las que uno está ausente». El fenómeno se ha relacionado con la ansiedad, la depresión, la disminución de la motivación y la adicción a las redes sociales.

Esto significa que aquellos que temen haberse quedado atrás pueden pasar aún más tiempo en línea, lo que significa, por supuesto, que continúan perdiéndoselo.

Si bien las restricciones pandémicas pueden haberse levantado, el aislamiento social no. Múltiples estudios han encontrado que el uso intensivo de las redes sociales se corresponde con la disminución del bienestar. Pandemia o no, las personas que pasan la mayor parte del tiempo en las redes sociales tienen tres veces más probabilidades de sufrir «aislamiento social percibido» que aquellas que las usan solo 30 minutos al día.

Cuando usamos las redes sociales, nos comparamos con los demás, lo que puede generar una autoevaluación negativa y una baja autoestima, características clave de la depresión y la ansiedad social. Esta comparación social puede reforzar la sensación de que estamos por detrás de nuestros compañeros. A raíz de la pandemia, esto puede hacer que las personas que ya padecen un trastorno de salud mental se sientan aún más desamparadas y evitar que vivan el momento.

¿Cómo recuperar el tiempo perdido y volver al presente?

¿Qué podemos hacer cuando las personas lamentan haber perdido una parte de su vida, especialmente cuando la ansiedad, la depresión, la baja autoestima o los hábitos poco saludables les impiden recuperarla?

Aquí hay algunas sugerencias:

Reevaluación

La reevaluación, una técnica de regulación emocional comúnmente utilizada en la Terapia Cognitiva Conductual (TCC), implica la reformulación de un pensamiento o situación negativa.

Por ejemplo, podrías preguntarle al paciente qué ha aprendido sobre sí mismo después de pasar dos años aislado en una pandemia global.

¿Aprendieron nuevas habilidades o descubrieron nuevos intereses o pasatiempos? ¿Cómo han crecido a partir de la experiencia? Escuchar las historias de otros que han encontrado la sabiduría a través de la adversidad puede servir aquí como un ejemplo útil.

Basada en técnicas que se utilizan en la TCC, la plataforma de RV de Amelia Virtual Care puede ayudarte con una amplia biblioteca de entornos virtuales con los que puedes aumentar la experiencia de tus pacientes sumergiéndolos y aislándolos de estímulos externos donde pueden desafiar y reevaluar sus pensamientos negativos.

Exposición con realidad virtual

El trastorno de ansiedad social (TAS) es el tipo más común de trastorno de ansiedad y su inicio típico es en la adolescencia. Si tu paciente ha desarrollado fobia social o ha empeorado debido a la pandemia, la realidad virtual definitivamente puede ser un complemento en tu práctica.

El protocolo de tratamiento para el trastorno de ansiedad social es la terapia de exposición (exposición gradual a situaciones sociales) junto con el entrenamiento en habilidades sociales. Los estudios han encontrado que la terapia de exposición con RV es tan efectiva como la terapia de exposición en persona con ansiedad social (¡y mucho más fácil y rentable!). 

La selección de entornos de realidad virtual de Amelia Virtual Care incluye simulaciones de situaciones sociales para la exposición, que tú, como terapeuta, puedes ajustar a las necesidades de tus pacientes.

Intervenciones basadas en Mindfulness

Para aquellos que reflexionan sobre el tiempo perdido, la atención plena, o mindfulness, es una excelente manera de devolverlos al momento presente. Las técnicas basadas en mindfulness se utilizan cada vez más en psicoterapia y se integran en intervenciones existentes como la TCC.

Al aprender a mantener nuestra atención en el aquí y el ahora, y al observar sin juzgar nuestros pensamientos, sentimientos y entorno, logramos la atención plena y un estado de aceptación. Las intervenciones basadas en mindfulness mejoran la regulación emocional, el comportamiento orientado a objetivos y la flexibilidad cognitiva. Estudios recientes han encontrado que son más efectivos que las intervenciones existentes en el tratamiento de la ansiedad y la depresión.
Amelia Virtual Care, ofrece entornos virtuales creados para fomentar la atención plena, incluso desde la comodidad de sus hogares. Los entornos de realidad virtual de mindfulness de Amelia incluyen ejercicios de respiración, visualizaciones guiadas, escaneo corporal, experiencias inmersivas para practicar la regulación emocional y más.

Referencias:

Caponnetto, P., Triscari, S., Maglia, M., & Quattropani, M. C. (2021). The Simulation Game-Virtual Reality Therapy for the Treatment of Social Anxiety Disorder: A Systematic Review. International journal of environmental research and public health, 18(24), 13209. https://doi.org/10.3390/ijerph182413209

Hawes, M. T., Szenczy, A. K., Klein, D. N., Hajcak, G., & Nelson, B. D. (2021). Increases in depression and anxiety symptoms in adolescents and young adults during the COVID-19 pandemic. Psychological medicine, 1–9. Advance online publication. https://doi.org/10.1017/S0033291720005358 

Hayran, C., & Anik, L. (2021). Well-Being and Fear of Missing Out (FOMO) on Digital Content in the Time of COVID-19: A Correlational Analysis among University Students. International journal of environmental research and public health, 18(4), 1974. https://doi.org/10.3390/ijerph18041974 

Hofmann, S. G., & Gómez, A. F. (2017). Mindfulness-Based Interventions for Anxiety and Depression. The Psychiatric clinics of North America, 40(4), 739–749. https://doi.org/10.1016/j.psc.2017.08.008

Loades, M. E., Chatburn, E., Higson-Sweeney, N., Reynolds, S., Shafran, R., Brigden, A., Linney, C., McManus, M. N., Borwick, C., & Crawley, E. (2020). Rapid Systematic Review: The Impact of Social Isolation and Loneliness on the Mental Health of Children and Adolescents in the Context of COVID-19. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 59(11), 1218–1239.e3. https://doi.org/10.1016/j.jaac.2020.05.009

Primack, B. A., Shensa, A., Sidani, J. E., Whaite, E. O., Lin, L. Y., Rosen, D., Colditz, J. B., Radovic, A., & Miller, E. (2017). Social Media Use and Perceived Social Isolation Among Young Adults in the U.S. American journal of preventive medicine, 53(1), 1–8. https://doi.org/10.1016/j.amepre.2017.01.010

Shannon, H., Bush, K., Villeneuve, P. J., Hellemans, K. G., & Guimond, S. (2022). Problematic Social Media Use in Adolescents and Young Adults: Systematic Review and Meta-analysis. JMIR mental health, 9(4), e33450. https://doi.org/10.2196/33450

 Twenge, J. M., & Joiner, T. E. (2020). U.S. Census Bureau-assessed prevalence of anxiety and depressive symptoms in 2019 and during the 2020 COVID-19 pandemic. Depression and anxiety, 37(10), 954–956. https://doi.org/10.1002/da.23077